martes, 17 de noviembre de 2015

Antibióticos: más eficaces si los usamos con prudencia

El 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos. Actualmente la resistencia bacteriana a los antibióticos constituye un problema que va en aumento y que complica el tratamiento de determinadas infecciones bacterianas.

Los antibióticos son fármacos muy útiles (si se usan correctamente) que se prescriben para el tratamiento de las infecciones provocadas por bacterias. En infecciones causadas por otros microorganismos como por ejemplo: la gripe (virus), las micosis (hongos) o la malaria (parásitos), no son eficaces, ya que no ayudan a controlar y superar la infección; es más, pueden ser perjudiciales. Si se usan antibióticos de forma inadecuada, se pueden crear resistencias bacterianas.

Se dice que una bacteria ha desarrollado resistencia a un antibiótico cuando éste pierde su capacidad para destruirla o detener su crecimiento, por lo que las bacterias sobreviven, siguen multiplicándose y provocando infecciones más difíciles de tratar, que requieren de mayores cuidados y mayor tiempo de recuperación.

Antibióticos


El uso excesivo e inadecuado de los antibióticos acelera la aparición y la propagación de bacterias resistentes. Por eso es tan importante hacer buen uso de los antibióticos de los que disponemos.

Para evitar este problema es muy importante utilizar los antibióticos correctamente. Esto implica:
  • No tomar antibiótico si no existe una prescripción médica. Aunque ante una determinada dolencia el médico prescribió un tratamiento con antibiótico, si esa dolencia “se repite”, NO se debe tomar antibiótico sin que antes exista una valoración y prescripción médica.
  • Se debe tomar el antibiótico (mantenerlo en su envase original, con su prospecto) en la dosis (cantidad), horario y durante los días que indique el médico. No se debe suspender el antibiótico antes de que finalice el tratamiento, aunque los síntomas de la infección hayan mejorado o desaparecido. 
  • Una vez finalizado el tratamiento, si sobran dosis, se recomienda llevarlo al punto SIGRE de las farmacias. 
El desarrollo de resistencia a los antibióticos está considerado como un problema importante de salud pública. Por eso cada uno de nosotros somos responsables de usarlos correctamente y de asegurar su eficacia.



Mª Soledad Villabona Irigoyen
Jaione Aramburu Gonzalo


Bibliografía:




-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada