martes, 27 de octubre de 2015

El duelo, un proceso con principio y fin

El duelo por la pérdida de un ser querido puede generar multitud de emociones de intensidad variada: pena, ira, miedo, desesperación, culpabilidad, sensaciones físicas, alteraciones del comportamiento y de la percepción, trastornos del sueño y del apetito…

Además la manera en la que se produce la pérdida, nuestra fuerza interior ante lo adverso, la relación que teníamos con la persona fallecida, el significado que tenía para nosotros esa persona,… puede dificultar este proceso, pudiendo prolongarse incluso más de un año.

Aceptar la realidad de la pérdida, así como gestionar las emociones y el profundo dolor pueden convertirse en un arduo camino que necesite del acompañamiento de familiares, amigos y/o profesionales sanitarios. En este sentido el personal de Enfermería de los Centro de Salud Mental sabremos ayudarte.

duelo cementerio
Ashley Whitworth - Fotolia.com

• Permítete sentir ese dolor ya que oponerse a ello prolongará y complicará el duelo y, por tanto, el sufrimiento. No todos experimentamos el mismo grado de dolor, pero es imposible que ante la pérdida de alguien a quien se estaba fuertemente vinculado no sintamos cierto nivel del mismo. 


• Trata de comunicar cómo te sientes ante la situación vital por la que estás pasando y habla de cómo has vivido la pérdida. Busca la ayuda de tu entorno social.

• No reprimas el llanto. Llora en soledad y también en compañía.

• En los primeros meses no tomes decisiones que produzcan grandes cambios en tu vida.

• Toca ahora aprender a vivir en ausencia de la persona que no volverá, asumir competencias ante la nueva situación y continuar con un nuevo sentido ante la vida y el mundo. Esto no significa que debas olvidar; intenta encontrar una forma de seguir vinculado a tu ser querido, sin que te impida seguir viviendo.

• Tampoco te automediques, busca el apoyo de profesionales que te orientarán y te acompañarán durante todo el proceso.



David Rodríguez Merchán
Enfermero especialista en Salud Mental



Bibliografía

  • J.W. Worden (2013). El tratamiento del duelo. Asesoramiento psicológico y terapia (4ª edición). Paidós. Barcelona Buenos Aires México
  • vivirlaperdida.com

1 comentario:

  1. Es fantástico que desde el servicio de Enfermería podáis ofrecer apoyo y atención en el duelo. El duelo no es una enfermedad pero es importante hacer un buen proceso para que la experiencia del duelo no acabe mermando la salud incluso generando alguna patología. Os dejo nuestro blog de Ayuda en el Duelo por si os resulta interesante: http://www.artmemori.com/blog/blog.html ¡Saludos!

    ResponderEliminar